26 diciembre 2007

El Tío Guedez

Podíamos tomar la carretera La Encrucijada-San Juan de los Morros cualquier sábado o domingo. Pero seguro, seguro, cada 25 de Diciembre y cada 1 de Enero. Cargando en brazos nuestros regalos del Niño Jesús y Santa.

Parada obligatoria en "El Rey de los Chicharrones de Aragua" donde papá, aparte de los chicharrones se llevaba sus patitas de cochino ... Eran de EL, porque ni mi hermano ni yo las queríamos ver, mucho menos comer!

EL paisaje nos los sabíamos de memoria. Y las curvas que se sucedían una a la otra siempre me mareaban. Seguía el paso por el Arco que separaba nuestro Estado Aragua del Estado Guárico. Unas curvitas más y estaríamos estacionando frente a la casa de la Tía Anita y el Tío Guedez.

El Tío Guedez era el esposo de Mi Tía Ana Solórzano. Ella fue por mucho tiempo el único familiar directo de mi papá. Hermanita de padre y madre de quien fue por once años papá de mi papá.Vivían en San Juan de los Morros y su casa comenzaba en la calle y terminaba en los linderos del río.

"¿Que hubo?"

Era el saludo de mi papá a los vecinos. Ahora recuerdo que siempre estaban afuera, como que sabían la hora de nuestro arribo.

"Pero esos muchachos lo ponen viejo a uno Juan". "Si están grandes"

Y mi hermano y yo nos veíamos: "¿Como puedes crecer tanto en tan sólo una semana?"

Y bajábamos 37 escalones, recorríamos un camino de piedras bajo la sombra de dos árboles gigantes y acompañados de un millar de helechos.

"Bueeeenas" - decía mi papa, cruzando la puerta gigante y angosta de dos hojas.

Y la respuesta desde el fondo de la casa - "Bueeeenas, llegaron!"

Y enseguida la bendición de la Tía, no muy dada a los abrazos ni a los besos y el alborotar de cabellos del Tío querendón.

Ella venía del patio trasero.

El estaba en la sala.

Ella venía de montar la olla en el fogón.

El dejaba su telar de chinchorros y desde allí hasta cuando nos despedía estaba pendiente de cada pedido. Más de aquellos que no hacíamos. Siempre leyendo tus pensamientos, adelantándose a tus deseos.

Dos seres increíblemente opuestos en caracteres.

A ella no la escuchabas, porque no paraba de hablar. A el le disfrutabas desde el silencio cómplice. Hoy lo intento, más no puedo recordar su voz.

Ella delgada y de manos largas y hasta huesudas. El regordete y con manos dispuestas al trabajo duro del campo.

Ella nunca tenía nada, un eterno quejido. El se brindaba todo, que Dios proveerá.

Ella de tez "amarilla", como digo yo

El de tez morena, curtida por el trabajo de sol a sol.

"Allí le traje la broma" - decía papá. Y ella tomaba la bolsa y se iba a la cocina. Para llegar a ella pasaba por debajo de las cortinas que separaban la sala, cruzaba un pasillo corto, donde quedaban dos cuartos, uno a cada lado y al terminar el pasillo, a mano derecha una cocina donde no entre mientras ella me viera, porque ese era SU territorio.

Mientras el tío Guedez conversaba horas y horas con mi mamá y mi papá. Preguntando por todos. Con la voz muy queda. Sólo interrumpido por el grito desde la cocina de la Tía Ana, "Guedez? porque no buscas en el escaparate un cariñito para los muchachos?"

Y se levantaba con su caminar lento, no se si por que era su paso normal o por atrasar con picardía el momento de ver "el cariñito"

Y traía de vuelta un detallito: un trompo, un carrito, una paquete de metras, una muñequita, una cesta de flores, una plancha que se "conectaba" a la pared con el "enchufe" de goma...

Y al Tío le brillaban más los ojitos que a nosotros.

Y salíamos con nuestros regalos al frente de la reja que nos comunicaba al paraíso: El patio trasero. Una enorme mata de mamón nos recibía con los brazotes abiertos y la carga de sus frutos a nuestra disposición.

Para mi era un patio interminable, caminabas y caminabas, bajabas y bajabas y aún era la casa de ellos!

Un camino de matas de mango y de ciruela nos trasladaban hasta los linderos del río. Ese río que a veces era un hilito, pero a veces me asustaba porque cada año se "llevaba" un pedacito del patio.

Y nunca faltaba un vecinito que conversaba con nosotros de mata a mata, de patio a patio. Y jamás se pasaban para el de los tíos, por temor a la Tía Ana.

Y subíamos las matas, que siempre fue lo más fácil. El bajarse algunas veces resultaba aparatoso. Con raspones incorporados y una que otra rama rota. Sin hablar de la vergüenza de bajar de esa manera.

Más no sé como lo hacía, pero quien llegaba primero para atendernos y consolarnos era el Tío Guedez. Y en su silencio te reconfortaba tanto. Y era mejor que fuese el. Porque la retahíla de "se los dije" de la Tía causaban más dolor que el propio golpe.

Así pasamos años. Con cada sábado o domingo haciendo el mismo recorrido.

Hasta vacaciones de una semana nos llegamos a pasar allí.

Y en las noches el cantar de los grillitos y el croar de las ranitas acompañaban nuestros sueños. Sueños en camas angostas y cobijas gruesas porque el frío era increíble. Sueños acompañados del aroma de casa vieja, del cariño del Tío Guedez y del estilo de la Tía Ana.

Y un día viajamos a San Juan entre semana. Y había una multitud en la casa habitualmente sola. Y en el lugar del telar estaba un cama de cedro. Y dentro de ella dormía apaciblemente el Tío querendón.

Nunca pregunte que paso, ni porque.

Sólo sé que a partir de allí, no queríamos regresar a la cita de los fines de semana.

Y tampoco hubo más detallitos. Porque el responsable de los detalles ya no estaba, ni su abrazo de oso, ni su alborotar de cabellos. Ni su amorosa disposición al consuelo, ni los ojitos brillantes de tanto amor.

Hoy hace ya más de 33 años que partió.

Hoy revivo su ausencia en la partida del Tío de mi queridísima Waiting.

Hoy mis oraciones van a Holanda y regresan.


18 comentarios:

Ross dijo...

Que recuerdos más bellos, que sentimientos más hermosas y que manera de compartirlos,,eres una en un millón, muak

Evan dijo...

Mis oraciones van hacia Holanda, junto con las tuyas, acompañemos a Wait este día!

Sos una amiga de fierro, como decimos por aquí!

Te quiero mucho, Odita!!

Besosssss, amapuchessssssssssssss

Javi dijo...

Hola J-odita me ha gustado mucho tu descripción de tus aventuras en la casita de tus tíos, esos son los bonitos recuerdos que quedan para la posteridad y vale la pena compartirlos con los demás cuantas veces se quieran.

Hoy cuando tu tío hace mucho que no está es especial como le recuerdas y desde donde el está muy orgulloso de ti está seguramente.

Besos x mil

Rosa dijo...

Que hermoso haber tenido a alguien asi en tu vida, ese amor que les daba jamas los dejara solos siempre lo tendran con uds. Un abrazo

Carlota dijo...

Que recuerdos....
Te quiero muchoooo!!!!!!!!

Euchy dijo...

Qué lindo recordar a esas personas que hace tanto tiempo dejaron este mundo. Solidaria con Waiting, y orgullosa de haberte encontrado.. que linda eres jodita.

Un besote ♥

Raùl Junquera dijo...

Nada màs grato que hacerme recordar el recorrido desde la encrucijada hasta SAN JUAN DE LOS MORROS donde vivì los 6 mejores años de mi vida... SAN JUAN es màgico..

SALUDOS!!!!

Cho dijo...

Que bonito recuerdo que ha trascendido el tiempo.
Besos,

Rita ♫ dijo...

Me hicistes recordar tantos seres queridos que ya no están físicamente, mas perviven sus recuerdos...
Estén donde estén, mil bendiciones, por todo ese amor que brindaron.
Besos, J-Oda!

cieloazzul dijo...

Feliz 2008 querida amiga!!
lo mejor para ti y los tuyos!!!
besos y abrazos!

TOROSALVAJE dijo...

Me vor rico y contento con tu regalo de hoy, ese trozo de tu infancia me ha gustado conocerlo.

Un beso J-oda, y feliz 2008.

Mariluz Barrera González dijo...

PASO A DEJARTE MI CORAZON... CON MIS MEJORES DESEOS PARA ESTE 2008.... ESPERANDO QUE SIGAMOS DISFRUTANDO JUNTAS DE NUESTR AMISTAD VIRTUAL... DE LA QUE HE APRENDIDO QUE LAS FRONTERAS DEFINITIVAMENTE CUANDO SE TRATAN DEL CORAZON NO TIENEN LIMITES....

CON CARIÑO

MARILUZ.

La LLama Violeta dijo...

amiga como siempre... un caluroso relato para una calida oracion...

ire a informarme...

por lo pronto feliz año y mañana en la tarde estar aqui nuestro Angel... SI PUEDES ACERCATE POR ACA....

NORKA dijo...

Odalinda FELIZ 2008 Para tì y los tuyos, mucho exito, mucha salud.

Lindo, fructifero y gratificante haberte conocido Odis...

UN BESO ENORME :)

periquita dijo...

¡FELIIIIIIZ AÑOOOOOOOO!
Gracias por ese post tan lindo, lo narraste tan bien que me senti en ese solar lleno de mangos.
Besos

Siry dijo...

Mis mejores deseos para ti.
Que tus anhelos sean realidad y alcances tus metas.
Me siento inmensamente feliz por comenzar un nuevo año con personas tan maravillosas como tu en mi entorno.
Gracias por todo lo que me has enseñado y aun mas por lo que me ayudarás a seguir creciendo.
Bendiciones para ti, hoy, mañana y siempre.
Un abrazo

Crismar dijo...

En estas fechas nos ponemos muy nostálgicos... al recordar estos momentos de felicidad y de trsiteza a la vez...

J.Oda Insisto el primer post no logro leerlo simpre me aparece un espacio en blanco... es decir que te leo con horas de atrso... que vaina...

Bueno paso por acá para desearte un feiz año 2008!!

Waiting for Godot dijo...

Mi corazoncito se ha arrugado y se ha sentido muy orgulloso de tenerte cerquita mi Oda. Sabes que te adoro, lo sabes y lo tienes que recordar siempre, gente como tú es la que necesito cerca siempre en mi vida, eres tan especial, estoy conmovida. Te quiero mucho. Disculpa la tardanza en venir a tu casita. Besos.